Influencia de la perforación de la membrana sinusal en la supervivencia de implantes colocados tras elevación de seno directa. Actualización.

Viña J; Peñarrocha MA; Peñarrocha M.
Medicina Oral Patol Oral Cir Bucal, 2009; 14(3):133-6.

Resumen

El objetivo de este trabajo fue revisar los planteamientos de actuación cuando se produce una perforación de la membrana sinusal durante una elevación de seno maxilar directa para relleno con injerto óseo; y la supervivencia de los implantes en los casos donde hubo perforación de la membrana sinusal.

Se realizó una búsqueda bibliográfica en PUBMED, de los artículos publicados desde 1997 hasta 2008, con las palabras clave sinus perforation y membrane perforation. Se incluyeron todos los artículos que especificaran los 2 siguientes criterios: (a) el modo de actuación cuando existió una perforación de la membrana sinusal en elevación de seno directa; y (b) el número y la supervivencia de los implantes colocados en elevaciones de seno directa con membrana perforada y con membrana no perforada.

6 artículos cumplieron los criterios de inclusión. En todos se continúa la elevación de seno cuando se produce una perforación de la membrana sinusal. En las elevaciones de seno maxilar con perforación de la membrana se obtuvo una supervivencia de los implantes del 88.6%, y en las elevaciones de seno maxilar con membrana intacta se obtuvo una supervivencia del 98%.

Ante una perforación pequeña de la membrana sinusal se puede continuar con el procedimiento; no existe consenso en la técnica a la hora de reparar una membrana perforada, pero el método de elección de la mayoría de los autores es el uso de una membrana reabsorbible. Ante una perforación grande, tampoco hay consenso, aunque la mayoría de los autores optan por abandonar el procedimiento. La supervivencia de los implantes disminuye cuando se colocan en elevaciones de seno con membrana perforada.

Ver artículo completo (requiere suscripción)

Compártelo
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • del.icio.us
Profesor Doctor Miguel Peñarrocha Diago © 2010 Aviso Legal